Vista panorámica de Barcelona

Un finde con amigos en Barcelona

Barcelona es, durante todo el año, un referente para el ocio, pero en verano los atractivos de la ciudad se multiplican. A la gran variedad de terrazas, bares y locales de música en directo con los que cuenta la Ciudad Condal, se le une la posibilidad de disfrutar del mar y la playa. Son los ingredientes perfectos para pasar un intenso ‘finde’ con amigos en el que no falte absolutamente de nada. En estos casos, un aspecto muy importante es encontrar hoteles baratos en Barcelona para no desembolsar demasiado dinero y convertir la escapada en una experiencia inolvidable.

Plan para un fin de semana en Barcelona
El viernes nada más llegar, lo ideal es programar un plan más tranquilo debido al cansancio del viaje. Una interesante propuesta es salir a tapear por algunas de las zonas más de moda de la ciudad. Los alrededores del Mercado del Borne es uno de los clásicos, pero otra opción muy recomendable es adentrarse en el siempre enigmático Barrio Gótico. Allí, además de descubrir una Barcelona muy diferente, se pueden encontrar clásicas vinotecas en las que degustar las tapas más tradicionales, y locales modernos con creaciones más vanguardistas y rompedoras.
Planes para el sábado
Al día siguiente, y con el cuerpo fresco para exprimir al máximo la jornada, un atractivo plan es visitar algunos de los monumentos más emblemáticos de Barcelona. Es casi un pecado hacer una escapada a la Ciudad Condal y no adentrarse, por ejemplo, en el “universo Gaudí”. La Sagrada Familia, el parque Güell o las casas Batlló y Milá son algunas de sus creaciones más reconocibles y admiradas. Pero un lugar que aúna la cultura, el ocio y un ambiente excepcional son las Ramblas. Un paseo por el bulevar más famoso de Barcelona es algo más que obligado. Además, sus calles adyacentes cuentan con locales de lo más interesantes para tapear. Mención especial merecen los alrededores del Mercado de la Boquería, una excelente opción para comer de la forma más auténtica.
La tarde del sábado se puede dedicar, si el clima lo permite, por entero a la playa. Durante muchos días del año, es esencial aliviar las altas temperaturas que se registran con un baño en la Barceloneta. Los que quieran descubrir alguna otra playa cercana a la capital, tienen a menos de media hora en coche la de Castelldefels, una de las mejores de Cataluña. Se trata de un arenal de casi 5 kilómetros de longitud con todo tipo de servicios y una belleza extraordinaria.
Y cuando cae el sol, no hay nada como ir entrando en ambiente en una terraza del Port Vell y tomar unas tapas por el barrio de Gracia. Una manera de ir cogiendo fuerzas para afrontar con energía la animada noche del sábado. Y es que la fiesta barcelonesa ofrece multitud de posibilidades para todo tipo de gustos. Por ejemplo, el Nitsa Club de la Sala Apolo (en el Paralelo) ofrece suculentas sesiones de música indie cada fin de semana. Mientras, las cinco salas de Razzmatazz, junto a la estación de metro de Bogatell, harán las delicias de los amantes del rock alternativo, el indie o la música electrónica. Por su parte, el hip-hop, el funk y la música latina tienen su sitio en Jamboree en pleno Barrio Gótico, y los más nostálgicos no pueden dejar de visitar Luz de Gas junto a la Diagonal.
La intensa noche del sábado obliga al día siguiente a tomarse las cosas con mucha más calma. Una alternativa es visitar uno de muchos mercadillos que se programan en la mañana del domingo en Barcelona. Destaca Els Encants Vells, el equivalente al rastro de Madrid. Está ubicado en la calle Castillejos y en él se puede encontrar cualquier cosa que uno se pueda imaginar. La vieja tradición de ir a tomar el vermut se ha recuperado en la Ciudad Condal, y puede ser una perfecta elección para la hora de la comida, ya que junto a esta bebida es posible degustar unas exquisitas conservas, tapas o encurtidos. Morro Fi, Bodega 1900 o Bar Calders son algunas propuestas. Y antes de decir adiós a un intenso ‘finde’ en Barcelona, nada mejor que relajarse disfrutando de las estupendas vistas de la ciudad desde la montaña de Montjuic, el Tibidabo o el Mirador de Sarrià.
Son sólo algunas propuestas para que todo salga a pedir de boca. Simplemente hay que buscar ofertas de hoteles en Barcelona, programar bien la visita y dejarse llevar por la magia de una ciudad que sorprende y encandila a partes iguales. Un fin de semana en una ciudad del tamaño de Barcelona puede parecer un tiempo muy reducido, pero cuando hablamos de pasarlo bien, los días parecen tener más de 24 horas.

Qué ver en Barcelona
Cosas que hacer en Barcelona alojado en un ibis
8 sitios que ver en Valencia
Dime qué escuchas y te diré cuáles son tus festivales de música en 2016
¿Qué hacer en Valencia? 4 planes baratos para un fin de semana
8 sitios que ver en Bilbao



Compartir per Email Compartir en Twitter Compartir en Facebook
hercontents&f1=[article]&f2=[article_]&f3=[v0435]"> Más información

Hoteles cercanos