Las mejores cervezas de Bruselas

Ruta de cata de cervezas en Bruselas

Bélgica es el país de, entre otros, el chocolate, los gofres… ¡y su magnífica cerveza! Hay tantas, que es imposible probarlas todas; y lo mismo ocurre con las cervecerías y los bares, están por todas partes. Es por eso que te mostramos aquí una guía para realizar una buena cata de cervezas.



Si hay una bebida que caracteriza a Bélgica, esa es la cerveza. Las hay de todos los tipos, sabores, fermentaciones, colores… Desde luego, hasta quienes no son unos apasionados del lúpulo, ‘caen’ en su visita al país centroeuropeo, quizá una de las grandes capitales mundiales de la cerveza, junto a países como Alemania.
De modo que si nos vamos a alojar en uno de los hoteles baratos en Bruselas de los que dispone ibis, nos vendrá muy bien tener una buena guía de las mejores cervecerías y cervezas que degustar en la capital belga. Por supuesto, ¡con moderación!
La locura del Delirium Café
Céntrico y pintoresco como él solo, el Delirium Café (Impasse de la Fidelite 4), ofrece miles de cervezas, algo que le llevó a obtener incluso el Récord Guinness de oferta de este tipo de bebida. Si no queremos ir con el miedo a atorarnos ante tanta información, siempre podemos consultar en su página web la carta, con una buena descripción de cada una de ellas, e incluso con las novedades que entran cada mes. Totalmente recomendable probar, por supuesto, la Delirium Tremens, una cerveza fuerte (9 grados) triple ale de un rubio oscuro, producida en Melle, al noroeste de la capital.
No desfallecer en ‘À la Mort Subite’
Otra con nombre de cerveza es ‘À la Mort Subite’ (Mont. aux Herbes Potageres 7), que nos remite directamente a la fantástica gueuze, uno de los subtipos de las lambic, de fermentación espontánea, tan conocida en nuestro país por los diferentes sabores en que se comercializa. Por supuesto, el precioso local de madera nos invita a maridar con ricos quesos las diferentes cervezas de su carta, que incluye una selección entre las que destacan las de abadía (Grimbergen, Ciney), las trapenses (la magnífica Orval, Chimay, Rochefort), o las Mort Subite (Cherry, Faro, Peach…)
Con visita a la cervecería
Beberse una buena cerveza es un fantástico plan, sea la hora que sea,, pero, además, poder descubrir la cervecería, le da un plus diferenciador que bien vale la pena. Esto ocurre en Cantillon (Gheude 56), una de las cervecerías más afamadas del país que, además de ofrecernos una docena de brebajes de fabricación propia, nos ofrece una visita a la fábrica y al museo, con degustación incluida, a precios muy asequibles. Normalmente, cierra miércoles y domingos.
Con espectáculo de marionetas
Uno de los lugares más emblemáticos de Bruselas es el Theatre Royal de Toone (Bouchers 21), que mezcla espectáculo de marionetas con cervecería. Si no hemos probado la Cantillon, este también es un buen sitio donde tomarla, así como la Kwak, más conocida por los herejes como la del ‘vaso raro’.

Una escapada barata a Londres
Una ruta por las mejores discotecas de Berlín para los amantes del tecno
La noche parisina
Lugares secretos de Madrid
Cosas que hacer en Barcelona alojado en un ibis
Fin de semana con amigos en Granada
¿Qué hacer en Valencia? 4 planes baratos para un fin de semana



Compartir per Email Compartir en Twitter Compartir en Facebook