Vista de San Sebastián

¿Qué ver y qué hacer en San Sebastián?

Bella como pocas ciudades, San Sebastián ofrece, además, múltiples opciones de turismo para los diferentes tipos de viajeros. Descubre aquí, gracias al equipo de bloggers de ibis, una serie de planes para hacer que tu visita a San Sebastián sea inolvidable.

La San Sebastián más romántica de la Belle Époque
La sombra de la Belle Époque en Donostia es alargada. Muy rápidamente nos damos cuenta de que parece que nos encontramos en la París del siglo XIX con tan sólo observar unas cuantas fachadas o pasear por alguno de los bulevares de la ciudad. Un ejemplo muy claro es en Ayuntamiento de San Sebastián, ubicado en lo que era un antiguo casino donde se movían las fichas de los ricos de medio mundo. Empezó a funcionar en 1897 hasta que se prohibió el juego en 1924. Ahí dejó de ser “Montecarlo” para ser utilizado como casa consistorial.
Pero no sólo en el viejo casino está la Belle Époque donostiarra. Podemos ir saltando del Teatro Victoria Eugenia a recorrer las orillas del Urumea y maravillarnos con las fachadas de la petit Paris del sur. La sede de la Diputación foral de Gipuzkoa, el Hotel Maria Cristina con el diseño de Charles Mewes (el mismo del Ritz de Madrid), que ve alojarse año tras año a las estrellas invitadas al Festival de cine de San Sebastián o el precioso puente de Maria Cristina, son algunos de los mejores ejemplos del área romántica donostiarra.
Relájate en La Perla
No abandonamos ni por un segundo la Belle Époque para ir a otro de sus lugares más representativos. En 1912 se fundó un Balneario en el corazón de la playa de La Concha conocido como “La Perla del Océano” para que la alta sociedad europea, empezando por la Reina María Cristina, viniera a disfrutar de las propiedades de la hidroterapia con agua de mar.
Tras vivir un momento pletórico con sus adelantos terapéuticos aplicados para la relajación e incluso la curación de enfermedades, cerró para ser una ruina viviente durante décadas. Pero hoy día, y por fortuna para todos, La Perla vuelve a estar a disposición de la ciudad y se trata de uno de los mejores complejos de talasoterapia en el Cantábrico. La posibilidad de darse un jacuzzi mirando al mar de La Concha es posible dependiendo de si contratamos un circuito talaso de 2 horas (a partir de 26´50€), 3 horas, 5 horas o hacernos con un bono de distintas sesiones. También cuenta con gimnasio y salas de masajes para hacernos diversos tratamientos. Una buena alternativa para refrescarnos y relajarnos a base de bien en un prodigio situado en la playa urbana más hermosa del continente europeo.
Parte vieja de San Sebastián
Antes de que nos dejemos llevar por la parte vieja de las tascas, la buena cocina y los insustituibles pintxos donostiarras todavía tenemos ocasión de graduarnos la vista con detalles deliciosos del barrio más típico de la ciudad. En la parte vieja tendríamos, por ejemplo, una plaza como la de la Constitución con balcones numerados que nos recuerdan los tiempos en que hizo de coso taurino. Aquí resuena cada año la mítica tamborrada en fiestas, aunque es uno de los puntos de encuentro preferidos de los donostiarras antes de salir en cuadrilla a por buen vino y el goce de hacer suyos los pintxos de la calle del 31 de agosto.
Para los amantes del arte hay que decir que hay un eje (Loyola-Hernani-Calle Mayor) que enfrenta dos conjuntos religiosos imprescindibles para comprender San Sebastián. A un extremo la Catedral del Buen Pastor, de estilo neogótico y cuyas torres se ven desde cualquier parte de la ciudad. Y al otro, el casco viejo, la Basílica de Santa María del Coro, con una fachada en barroco – rococó extraordinaria que ilumina la Calle Mayor desde bien entrado el siglo XVIII (aunque forma parte de un templo medieval anterior).
Funicular al Monte Igueldo
En funiculares que llevan funcionando desde 1912 se sube a lo más alto del Monte Igueldo. Tiene un coste realmente económico (3´15 € ida y vuelta, salen cada cuarto de hora y abren a diario, salvo en invierno que cierra los miércoles) y nos permite acceder a las mejores terrazas panorámicas desde las que contemplar y fotografiar a la perfección la Bahía de la Concha. Tanto si el día es soleado como si no, merece la pena llegar hasta aquí, aunque sea sólo por disfrutar de las vistas y comprender cómo se estructura la bella ciudad de San Sebastián. Además hay un parque de atracciones ideal para familias con niños pequeños y un torreón de aspecto medieval que funcionó como faro durante un largo tiempo. No pocos catalanes que visitan la ciudad hacen sus comparativas con Barcelona asegurando que esta parte del Monte Igueldo sería algo así como el Tibidabo de Donosti. Eso es a gusto del visitante. Un parque de atracciones en la cumbre y un paraíso para quienes anden buscando las que probablemente se traten de las mejores vistas de la ciudad.
Todos estos planes son perfectos para hacer desde nuestro alojamiento, en la cercana Irún, donde podemos encontrar uno de los mejores hoteles baratos de la zona. No te los pierdas.
Recomendamos

Turismo en Alicante: ¿qué ver y hacer en nuestra visita?
¿Qué hacer en Málaga en mi escapada?
¿Qué ver y hacer en un fin de semana en Zaragoza?
Dime qué escuchas y te diré cuáles son tus festivales de música en 2016
¿Qué hacer en Valencia? 4 planes baratos para un fin de semana
Un finde con amigos en Barcelona
8 sitios que ver en Bilbao



Compartir per Email Compartir en Twitter Compartir en Facebook
Ver los hoteles

irun

Ver los hoteles

saint jean de luz

Ver los hoteles

oviedo

Ver los hoteles