7 cosas que debes saber si vas en octubre a las fiestas del Pilar de Zaragoza

Los Sanfermines de Pamplona, las Fallas de Valencia, la Feria de Abril de Sevilla y, por supuesto, el Pilar o “Los Pilares” de Zaragoza son de las fiestas populares más importantes en España. Si estás pensando en visitar la capital de Aragón el próximo octubre, te interesa seguir leyendo.

Hablar de las fiestas más importantes de España es pararse automáticamente en la plaza del Pilar de Zaragoza y asistir a una de las ofrendas  florales más conocidas del mundo. Más de 7 millones de flores que conforman el momento álgido de unas celebraciones muy auténticas. Pero no es el único. “Los Pilares” deparan  otros muchos acontecimientos que emocionan a los locales, pero que también cautivan a los visitantes. Por eso cuando alguien se pregunte dónde viajar en octubre, la opción de escaparse a la capital aragonesa debería estar muy presente. Eso sí, hay que estar avispado a la hora de reservar alguno de los hoteles en el centro de Zaragoza. La clave es hacerlo con antelación y contemplar opciones económicas y seductoras como el ibis Zaragoza Centro, ubicado en una privilegiada situación al otro lado de Ebro, justo enfrente de la Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Pero algo no menos importante es conocer parte de la idiosincrasia de esta fiesta. Por eso hacemos un repaso por siete cosas que debes saber antes de disfrutar de los días más esperados por todos los zaragozanos y por los maños en general.
Todo Gira en torno a la Virgen del Pilar
En Zaragoza la devoción a la Virgen del Pilar está por encima de todo. Además, su ofrenda floral se convierte en un espectáculo que trasciende el ámbito religioso. Cada 12 de octubre a las 7 de la mañana arranca el peregrinar de más de 300.000 personas que depositan 8 toneladas de flores. Para soportar semejante aluvión multicolor se coloca un soporte de hierro de 40 toneladas que eleva la imagen de la Virgen a unos 15 metros del suelo.
 El "co", un tópico que se usa con moderación
Con fiestas como “Los Pilares” se puede tener la tentación de caer en tópicos, como por ejemplo que todos los zaragozanos utilizan continuamente la muletilla “co” al hablar. Cierto es que este término se sigue empleando para decir, por ejemplo, “¿Qué pasa ‘co’?”, pero esto no quiere decir que el visitante lo vaya a escuchar a todas horas, ni mucho menos que lo tenga que usar para introducirse en el ambiente.
Gigantes y cabezudos, un espectáculo inmortal 
Los gigantes y cabezudos eran hace años una parte indispensable de numerosas fiestas por toda España. Con el paso del tiempo fueron desapareciendo excepto en ciudades como Zaragoza, donde poseen una tradición muy arraigada. Don Quijote, Dulcinea, Agustina de Aragón, el boticario, el tuerto o la pilara son algunos de los personajes de la comparsa que recorre las calles de la ciudad del Ebro para deleite de grandes y pequeños.

Comida y bebida para reponer fuerzas

Toda fiesta que se precie tiene que reservar un papel importante a la comida y la bebida. En Zaragoza es habitual disfrutar de las atracciones de la feria en el barrio de Valdespartera y reponer fuerzas en algunos de sus chiringuitos. También en Interpeñas hay numerosas barras dispuestas por las peñas de la ciudad. Y si el cuerpo aguanta, la Feria de la Cerveza en los Pinares de Venecia es una estupenda opción.

Cuidado con las vaquillas

Cada mañana tiene lugar una suelta de vaquillas en la plaza de toros para que los jóvenes puedan correrlas. Eso sí, habrá que tener en cuenta las condiciones físicas a las que se acude a la plaza. Después de una noche de fiesta y sin haber dormido, puede ser más recomendable ver el espectáculo desde la grada en lugar de bajar al ruedo.
El tragachicos, imprescindible si se acude con niños
“Los Pilares” también son una buena alternativa cuando alguien se pregunte dónde viajar en octubre con niños. Las propuestas que tienen las fiestas para los más pequeños son abundantes. Una de ellas es el Tragachicos, una gran figura que representa a un baturro (campesino aragonés) al que los más pequeños acceden a través de su boca por unas escaleras. Después se deslizan por un tobogán y vuelta a empezar.  Esta atracción se trata de una tradición muy arraigada que se remonta al siglo XIX.
Muy buena música

Los amantes de la buena música tienen en las fiestas de Zaragoza una visita muy seductora. Cada año se programan con motivo de “Los Pilares” un buen puñado de conciertos de primer nivel en diferentes puntos de la ciudad. Artistas nacionales e internacionales que demuestran que la capital del Ebro siempre ha tenido muy buen gusto en materia musical.

Recomendamos

¿Qué ver y hacer en un fin de semana en Zaragoza?
Fin de semana en Valladolid en pareja
5 curiosidades de Salamanca, Capital Europea de la Cultura
¿Qué ver en Salamanca en un fin de semana?



Compartir per Email Compartir en Twitter Compartir en Facebook